Aplicaciones de la pintura termo crómica

Las pinturas termocrómicas son aquellas que cambian de color en función de la temperatura. Esto quiere decir que, cuanto más caliente esté el objeto sobre el que se encuentran, más traslúcidas se vuelven.

Gary Gándara
Gary Gándara | Técnico asesor
11/11/2022 | Actualizado: 11/11/2022 11/11/2022
0 | 0 0 valoraciones
5227
Aplicaciones de la pintura termo crómica
Compartir:

Las pinturas termocrómicas son las que cambian de color en función de la temperatura a las que las sometamos. Se usan en multitud de situaciones. Por ejemplo, para la prevención de accidentes o en el campo de la decoración del hogar. También en el desarrollo de sistemas que nos advierten de que un alimento ha estado expuesto a temperaturas más altas que las recomendadas para su adecuada conservación. Vamos a ver más detalles sobre sus usos y composición. 

Como decimos, esta pintura termocrómica cambia de color cuando es sometida a diferentes temperaturas. Esto se debe a la inclusión de pigmentos termocrómicos, orgánicos o inorgánicos (polímeros). Un producto con múltiples aplicaciones, desde la prevención de incendios o accidentes en carretera hasta la decoración del hogar.

Prevención de accidentes con pintura termocrómica

Esta clase de pintura se usa de cara a reducir determinado tipo de riesgos. Por ejemplo, para radiadores, motores, equipamientos domésticos o puertas antifuego. Lo que hace la pintura termocrómica es alertar cuando se alcanzan temperaturas que entrañen un problema o peligro de sobrecalentamiento, incendio o explosión. 

Este tipo de pintura disponible en el catálogo de Colourfox sirve además para alertar de que la temperatura en determinada superficie es demasiado baja. Por ejemplo, en las carreteras en caso de heladas, lo que reduce el grado de maniobrabilidad y control del vehículo. Como ves, las pinturas termocrómicas pueden indicarnos la presencia de hielo en las carreteras sin necesidad de sensores separados ni sistemas de suministro de energía. Aplicando esta pintura en el asfalto, los conductores pueden conocer al momento el estado de cada punto exacto del pavimento.

 

La pintura termocrómica en decoración

Como imaginas, en decoración, una pintura que cambia de color con la temperatura nos ofrece muchas posibilidades. Por ejemplo, para cambiar el aspecto de una estancia según la época del año. Podemos optar por colores fríos como el azul o el verde para los meses de verano y por tonos más cálidos como el rojo y el amarillo para la temporada invernal.

Incluso podemos hacer que los muebles varíen de color en función de la temperatura ambiental, sea por motivos estéticos o para advertir que un mueble está demasiado cerca de una fuente de calor y que puede resultar dañado. Una pintura que nos permite saber cuándo es conveniente bajar la calefacción para ahorrar dinero y proteger el medio ambiente. 

 

Tipos de pintura termocrómica

1.- Pinturas reversibles

Para todos los usos citados antes: prevención de accidentes con radiadores, eletrodomésticos, carreteras, etc. Estas modifican su color con un cambio de temperatura y luego retornar a su color original.

 

2.- Pinturas irreversibles

No vuelven al color original una vez modificadas. Se usan por ejemplo para señalar cuando un alimento ha permanecido a temperaturas más elevadas de lo recomendado para su conservación. Gracias a la incorporación de esta tinta en los códigos de barras, disponemos de un sistema automático de detección y rechazo.

bcaqGTgsNc7f4qd9PljLZOXyFz0BBpIw6V9oUTGUTOME1I1OMdoddNag8OdJAj511wBzFTxb7VHe5ojJfZgQLA-3pwz_EgMba15n7ZgILqWUwBr50dobVeg1gcE_XA0SA9Dx_dEw-HYHtZRYJGo9TGdDSm4wUs3c8CLmjBjv3_4Ui2NHY7wxLzuHPZDVuA

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad

Chat with us on WhatsApp