¿Cómo funciona la pintura termosensible?

¿Cómo funciona la pintura termosensible?

Como ya comentamos en post anteriores, aunque de forma somera, las termocrómicas son un tipo de pintura para automoción que modifican su color según la temperatura. Nos ofrecen diversas posibilidades, entre ellas, la de pintar el motor de un coche o moto. En las siguientes líneas vamos a ver en detalle cómo se utilizan y cuál es el efecto que se logra con ellas.

Como decimos, se denomina pintura termocrómica a la que cambia de color cuando se la somete a distintas temperaturas. Esto es posible porque en su composición se incluyen pigmentos termocrómicos, que pueden ser orgánicos o inorgánicos (polímeros). Además de en el mundo del motor, este tipo de pinturas se usan también en el campo de la prevención de incendios y accidentes en carretera. Vamos a ver de qué modo.

Prevenir accidentes con pintura termocrómica

La pintura termocrómica tiene mucho que ver con la reducción de riesgos. Ya se trate de radiadores, motores o puertas antifuego, con estos productos podemos saber a simple vista si se alcanzan temperaturas que supongan un problema o peligro por sobrecalentamiento, en el caso que nos interesa aquí, del motor.

Pero a veces, el problema no radica en el calor, sino en el frío. En las carreteras, el hielo reduce el grado de maniobrabilidad y control de los conductores sobre los vehículos. Ante esta situación, las pinturas termocrómicas de Colourfox nos pueden indicar la presencia de hielo sin necesidad de sensores separados ni sistemas de suministro de energía. Aplicando esta pintura en el asfalto, se puede conocer al instante el estado de cada sitio exacto del pavimento para saber que se ha de circular extremando la precaución.

Tipos de pintura termocrómica: reversible e irreversible

Para todos los usos que hemos citado (prevención de accidentes con radiadores, carreteras....) se deben emplear pinturas reversibles, es decir, que modifiquen su color con un cambio de temperatura y luego vuelvan a su color original.

Ten en cuenta que, como su nombre indica, la pintura termocrómica irreversible no vuelve al color original una vez que se haya modificado. En ambos casos, sean reversibles o irreversibles, estas pinturas se pueden aplicar con aerógrafo, pistola o pincel. La pintura termocromática es muy sensible al aire. Por eso, se recomienda dejar bien tapado el bote para que no entre aire y consumir preferentemente en un mes tras abrir el envase. Recomendamos además mantener en el frigorífico.

Pintura termocrómica y decoración

Además de en la prevención de accidentes en carretera, las pinturas termocromáticas resultan de gran utilidad en el campo de la decoración. Por ejemplo, para cambiar el aspecto de una estancia según la época del año. Colores fríos como el azul o el verde para proporcionar una sensación de frescura en los meses de verano dejando los tonos más cálidos como el rojo y el amarillo para la temporada invernal.

Incluso se puede hacer que los muebles cambien de color con las distintas temperaturas del ambiente. Por ejemplo, para tener constancia de que estamos colocando una cómoda muy cerca de una fuente de calor. Puede ser una manera ideal de saber cuándo es conveniente bajar la calefacción para ahorrar dinero y proteger el medio ambiente.


Color de fondo

Elegir el color de fondo es importante, este se mostrará cuando desaparezca el termocromática, por tanto es aconsejable utilizar un fondo claro; blanco o similar para que el efecto sea notorio al contraste, también puede utilizarse fondos fluorescentes para efectos más atractivos, candys o metalizados.
Posted on 16/05/2019 PINTURAS EFECTOS ESPECIALES 0 3021

Dejar un comentarioDejar una respuesta

Iniciar sesión para publicar un comentario.
Prev
Next

No artículos

- Envío
0,00 € IVA
0,00 € Total

Ir a la caja